tecnología responsable

Guía para comprar y regalar tecnología de manera responsable. Cómo disminuir los residuos electrónicos y el impacto ambiental.

Las tradiciones de estos días muchas veces implican un exceso de consumo en forma de regalos. Aunque parezca difícil, este consumo en exceso puede servir de excusa para hacer pedagogía acerca de otras formas de cubrir las necesidades. La tecnología es uno de los regalos estrella estos días. Desde aparatos electrónicos que usamos en nuestro día a día, como ordenadores y smartphones, a aparatos nuevos que aparecen en el mercado. Por ello, es importante que, antes de lanzarnos a comprar el producto estrella de este año, nos planteemos nuestras verdaderas necesidades y barajemos todas las opciones a nuestro alcance. En este artículo exploramos las diferentes posibilidades a la hora de cubrir nuestras necesidades tecnológicas. El objetivo es reducir, en la medida de lo posible, los residuos electrónicos y el impacto ambiental, así como explorar las alternativas que construyen una tecnología más justa y libre. Así, quizá podamos regalar tecnología responsable y justa.

Fomentar redes de compartición de tecnología responsable

cubrir necesidades de forma responsableEs importante que, antes de comprar, nos planteemos nuestras verdaderas necesidades y nos hagamos ciertas preguntas concretas. ¿Con qué frecuencia usaremos el dispositivo en cuestión? ¿En qué ocasiones exactas nos visualizamos usándolo? Las respuestas a estas preguntas nos ayudaran a tomar conciencia de que muchas de las necesidades que sentimos son impuestas, por lo que es clave planteárselas. En muchas ocasiones este proceso de análisis y de cuestionamiento de la propia “necesidad” servirá para darnos cuenta de que en realidad no usaremos tanto aquello que creíamos que sí.

¿Pero y si creemos que usaremos el producto solo en ocasiones puntuales? En esos casos es cuando conviene plantearse el uso compartido. Habla con tus redes más cercanas y exponles tus necesidades. Cuéntale a tus primos que estás pensando en comprar una cámara de fotos Reflex, pero que crees que solo la usarás para ciertos trabajos puntuales. Coméntale a tus amigos que te estás planteando hacerte con un libro electrónico, pero solo lo usarás cuando viajes. La idea es explorar las posibilidades de compartir estos regalos, en lugar de duplicarlos. Si te resulta complicado con tus círculos más cercanos, aplicaciones como Peerby te permiten compartir todo tipo de cosas con vecinos o gente que vive cerca de ti y que también está dispuesta a compartir. Igual puedes compartir tu GoPro con el vecino del tercero y tomar prestada su tablet.

Reparar la tecnología antes de comprar nueva

Restarters: tecnología responsable

Reparar aquello que tenemos en lugar de comprar aparatos nuevos es clave para la disminución de residuos electrónicos. Pero, ¿y si además lo pudieras reparar tu mismo? Cada vez en más ciudades, diversos colectivos organizan encuentros de reparación de aparatos electrónicos. En Barcelona, el colectivo Restarters organiza fiestas de reparación para aprender a hacerlo. Como explican en este artículo, “la idea es fomentar una nueva cultura económica que no pasa ni por la compra ni por el consumo, sino por la reapropación de los conocimientos y la tecnología”.

Reparat millor que nou es otra asociación con una filosofía parecida que organiza talleres de manera más regular. El proyecto pretende ser un servicio de soporte y asesoramiento gratuito a los ciudadanos para que puedan reparar ellos mismos algunos aparatos y objetos. Es fácil apuntarse a estos talleres en la propia web del proyecto. Acompañar a una persona cercana a uno de estos eventos, puede ser una mejor forma de cuidarla que un regalo nuevo.

Priorizar el uso de tecnología de segunda mano

Consumir tecnología de segunda mano en lugar de nueva es otra manera de alargar la vida útil de los dispositivos. Podemos usar aplicaciones como Wallapop o Vibbo para adquirir los productos que nos interesan o acercarnos a alguna tienda de segunda mano de nuestro barrio. Si tienes dudas, consulta esta guía con consejos prácticos para comprar tecnología de segunda mano.

Por otro lado, si somos nosotros los que tenemos que deshacernos de un aparato electrónico, es importante tener en cuenta alternativas como Ereuse. Este proyecto ha creado una red de entidades que permiten alargar la vida de los productos, ofreciéndoles su uso a otras personas y fomentando así la economía circular. Antes de deshacernos de los aparatos electrónicos es importante considerar este tipo de proyectos.

Comprar alternativas tecnológicas

Si ya has explorado todas las opciones previas y estás convencido de que tu opción es comprar, te recomendamos explorar las alternativas tecnológicas. A la hora de consumir tecnología es importante plantearse temas como los derechos laborales de los trabajadores que la fabrican, si el producto está pensado para reducir los impactos de la obsolescencia programada o si se promueve el uso del software libre y las tecnologías abiertas.

¿Estás pensando en regalar un smartphone? Fairphone es una alternativa de comercio justo a los otros teléfonos del mercado. Se trata del primer teléfono modular, fácil de desmontar y cuyas piezas se pueden comprar por separado. Está pensado para que sea fácil de reparar. Además, también es el primer teléfono que se asegura de que los minerales con los que está fabricado se obtienen de zonas libres de conflicto. Fairphone trabaja directamente en estas zonas para contribuir a cambiar las actuales prácticas mineras, empoderando a los trabajadores y mejorando la calidad de vida de la población local.

Si lo que necesitas es un portátil, una alternativa puede ser Slimbook, un ultrabook que viene con Linux de serie. Aunque es cierto que no tienen un control exhaustivo de la producción de los materiales como Fairphone, sí que aseguran que están ensamblados en España. Además, abogan por el uso de la tecnología libre y el sistema operativo es Linux.

Fairphone: tecnología responsable