cover aplicaciones móviles

¿Necesitan todos los proyectos una app?

El boom de las aplicaciones móviles

Según un estudio de ComScore , 2014 supuso el punto de inflexión a partir del cual el número de usuarios que visitan internet a través de dispositivos móviles sobrepasó al número de usuarios que lo hace a través de dispositivos fijos. El aumento del uso a diario las aplicaciones móviles, ha hecho que éstas se pongan de moda y ha generado la que podríamos llamar “la burbuja de las app”.

Es normal que todo tipo de proyectos quieran tener presencia y visibilizar su actividad en dispositivos móviles y que, además, se persiga la mejor experiencia de usuario también en estos dispositivos. Sin embargo, esto no quiere decir que sean necesarias aplicaciones móviles creadas y desarrolladas ad hoc para cada proyecto. Al igual que en otros aspectos de la vida, con la tecnología también cabe ser crítico con las modas y plantearse las verdaderas necesidades de aquello que queremos visibilizar. En este caso, cabría hacerse las siguientes preguntas:

– ¿El proyecto tiene un uso claramente orientado a dispositivos móviles?

– ¿Es importante para el proyecto llegar a los usuarios a través de las app stores?

– ¿La versión móvil es la base del proyecto?

A veces basta con un buen responsive

Si la respuesta a todas estas preguntas es no y el objetivo del proyecto es que los usuarios tengan una versión adaptada para móviles de la web, seguramente bastará con crear una buena versión responsive de la misma. Las ventajas son que el código base es reutilizable y, además, es el mismo para múltiples plataformas. Esto hace que el desarrollo sea más sencillo y que, a diferencia de las apps nativas en app store, no necesite de aprobación externa para la publicación.

Ejemplo de proceso de adaptación responsive de la web de Jamgo

¿Cuando entra en juego la app nativa?

Por el contrario, si la respuesta a todas las preguntas planteadas anteriormente es sí, seguramente el proyecto necesite una app nativa. Las app nativas están pensadas para los casos en los que el proyecto tiene un uso claramente orientado a dispositivos móviles o si, directamente, no existe la web. Estas app proporcionan acceso completo al dispositivo, visibilidad en app store y facilitan el envío de notificaciones o avisos a los usuarios. Sin embargo, tienen que ser desarrolladas independientemente para Android, iOS (¿y quizá Windows?). Cada una de estas plataformas tiene un sistema diferente por lo que si quieres que la app esté disponible en todas las plataformas, se deberá desarrollar con el lenguaje del sistema operativo, lo que encarece el proceso de desarrollo.

Ejemplo de app nativa desarrollada por Jamgo para el proyecto de electronic reuse. 

Web app: la tercera vía

Este tipo de aplicaciones móviles se desarrollan con lenguajes propios, es decir, html, javascript y css, lo que permite su uso en diferentes plataformas, pero también dan la posibilidad de acceder agran parte de las características del hardware del dispositivo, es más, no hemos encontrado ningún caso en el que no permitan accesibilidad a todo el dispositivo. La principal ventaja es que es posible agrupar los códigos y distribuirla en app store.

Ejemplo de web app desarrollada porJamgo para la FESC 2016

Aquí un resumen visual de las ventajas e inconvenientes de estas tres opciones:

¿Qué tipo de tecnología quiero construir?

Cuando se trata de proyectos colaborativos, que apoyan y creen en la tecnología libre, quizá a las preguntas planteadas anteriormente habría que sumar la de “¿qué tipo de tecnología quiero construir?”. Como apunta Margarita Padilla, activista, ingeniera informática y fundadora  de la cooperativa de programación Dabne al respecto de la app creada para el proyecto colaborativo Pam a pam “las app nativas son privativas y, por lo tanto, potencian la economía de Google, de Windows y de Macintosh”.

Margarita explica además que “ahora en internet hay una corriente no contra las aplicaciones móviles sino para limitarlas a aquello para lo que sirven, pero sin que se “coman” innecesariamente la web. El lema de la corriente es La Web es la plataforma

Esto no quiere decir que todos los proyectos que se planteen la tecnología desde un punto de vista responsable sólo puedan escoger como solución una web app. Habrá casos en los que las app nativas sean la mejor solución, lo que se tendrá que valorar en función del proyecto teniendo en cuenta los razonamientos ya expuestos. Sin embargo, sí es una invitación a reflexionar acerca de qué tecnología estamos construyendo cuando decidimos qué plataformas utilizar para nuestro proyecto.